Google+ Followers

viernes, 20 de noviembre de 2015

EL ALGA (Relato corto)

Fotografía
Estaba sumergido a 1000 metros de profundidad en el Mediterráneo, cuando apareció ante mi un alga marina, que en la isla de Malta la llaman "El cerebro", he comenzado alocadamente esta experiencia dado que me invade el recuerdo de aquel día, soy buceador profesional, y en mis días libres me dedico a explorar lechos marinos, el hecho que estoy narrando ocurrió un viernes del mes de Octubre continuo con el relato, era bellisima, y ciertamente tenia la forma en sus cavidades semejante a un cerebro humano, lo fotografié y salimos del agua, estaba la tarde agonizando, y no me gusta bucear de noche. lo primero que hice fue llamar por teléfono a mi buen amigo  George.  un   oceanografo excelente que conoce infinidad de especies marinas, le mandé (Después de hablar con el) unas fotografías de esta rara , para mi, alga marina, o lo que fuese, vivo solo y en mis inmersiones me acompaña una amiga que nos conocemos desde niños.No tardé en irme a descansar, y pasó la noche,desayuné y estaba viendo las noticias del día cuando sonó el teléfono , era George, la información que me dio era que es muy raro verlas, a la profundidad que las vi, Y que efectivamente son algas, que su habitad "normal" es a mas de 3000 o 4000 metros, pero no a tan poca profundidad, le di las gracias, prometiendole llamarlo con lo que fuera descubriendo de esta alga, y seguidamente , Yolanda (Que no había mencionado el nombre de mi amiga querida) emprendimos la navegación hasta donde dejamos la bolla del día anterior, allí estaba ante nuestros ojos nuevamente y aun mas bella por los rayos solares, e increíblemente mi medidor tacómetro, marcaba 900 metros, ¡Aun menos profunda que le día anterior, para cerciorarme bien, hice señales a Yolanda para que lo pudiera comprobar en el suyo, y de repente Yolanda se acercó muchísimo al espécimen, no me gusto que lo hiciera, no conocíamos bien la clase de alga, o lo que demonios fuese para acercarse tanto a ella, le hice señales, pero ni caso, al tocar sus cavidades me miro y la vi sonreír le daba una gran satisfacción , lo veía en su rostro, cada vez que a acariciaba, hice indicación de emerger ya, no me sentía tranquilo ante esa situación, y subimos al bote, después de reprenderla por su actitud tan temeraria, ella se rió , "Ha sido magnifico", me dijo, realmente placentero, mañana pruebas tu y lo comprobaras, no estaba yo mucho por la labor, nos despedimos , ella estaba alojada en la cabaña anterior a la mía, casi pared con pared, pasó la noche y me dirigí a llamar a Yolanda, pensé que se había dormido, no era así, estaba sentada esperándome en la entrada de su cabaña, en un banco de madera hecho con cañas de azúcar, la note extraña, no me contestó al "buenos días", eso no era en ella normal, pero no le di mucha importancia, era mujer de pocas palabras, una vez que llegamos al sitio para sumergirnos, me dijo "hoy te toca a ti acariciarla", no dije nada, solo asentí, no estaba muy convencido de hacerlo, pero preferí callar, ante nosotros vimos nuevamente el alga tan rara, de repente note un pinchazo tremendo en el glúteo "algo me había picado", traté de comunicarle a Yolanda que subía al bote, pero...No estaba, miré a el alga y ¡Dios Bendito! estaba fundida a el, eran uno solo, parecía una sanguijuela pegada a su lomo, subí tan rápido como alma que lleva el diablo, y llamé por radio a la Guardia Costera, quienes me atendieron y se sumergieron para ayudar a Yolanda, cuando vi salir al buzo, su compañero y yo quedamos helados, le faltaban las extremidades, estaba desangrado. La Guardia Civil se personó en el lugar a requerimiento nuestro,  y después de sacar el cadáver se sumergieron conmigo hasta donde estaba Yolanda, ¡No había nada! tanto ella como el alga, se las había tragado el mar. He querido compartir este hecho extrañisimo para advertiros, que si veis otro "espécimen como el de la fotografía" , no os acerquéis a el , puedo ser YO, ese  pinchazo que noté tan fuerte, era una especie de llamemoslo "humor", del alga maldita que al hacer el amor con Yolanda, se desprendió de ella conteniendo esperma, y los efectos fueron fulminantes para mi, aun no se ni quien, ni como, ni porque, me sumergieron en el mar... Quizás sea porque aquí pueda o puedan hacerme menos daño que en el exterior, ¿No lo se?, pero esa es mi historia y así os lo he contado.

ISIDORO GÓMEZ GONZÁLEZ

8 comentarios:

  1. ¡Tremendo relato, Isidoro! ¡Con este material los de Hollywood te hacen una película o dos! Abrazos, amigo

    ResponderEliminar
  2. Que impresionante historia.Saludos Isidoro.

    ResponderEliminar
  3. Me has maravillado, realmente un relato muy de película, mientras lees vas recreando cada imagen.
    ¡Genial!
    Creo que ocuparé un término que me explicaste un día y te lo mereces de sobremanera, ¡CHAPÓ! Amigo querido.

    ResponderEliminar
  4. Me has maravillado, realmente un relato muy de película, mientras lees vas recreando cada imagen.
    ¡Genial!
    Creo que ocuparé un término que me explicaste un día y te lo mereces de sobremanera, ¡CHAPÓ! Amigo querido.

    ResponderEliminar
  5. He quedado anonadada por tal vivencia la tuya! Es de película! Gracias a Dios estas bien amigo; pero que triste por tun entrañable amiga. Cuanto lo ciento!

    ResponderEliminar
  6. He quedado anonadada por tal vivencia la tuya! Es de película! Gracias a Dios estas bien amigo; pero que triste por tun entrañable amiga. Cuanto lo ciento!

    ResponderEliminar
  7. MUCHÍSIMAS GRACIAS a todos y.todas por VUESTRO apoyo en LEERME y comentar. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. MUCHÍSIMAS GRACIAS a todos y.todas por VUESTRO apoyo en LEERME y comentar. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar